El blog del jardín japonés

Origen del jardín japonés II

Salvo por la existencia de algunos sitios arqueológicos de la región de Asuka, Nara y Kyoto, poco queda de los primitivos jardines de Japón. Sin embargo, el Nihon shoki (日本書紀), el segundo libro más antiguo sobre la historia de Japón (año 720 d.C.), describe desde el período de dioses hasta el tiempo de la emperatriz Jitō en 697. Este libro incluye algunos comentarios dispersos sobre los primeros jardines palaciegos, relatando hechos ocurridos en distintos años (74, 401, 402, 413, 486, 612, 625, etc.) en estos jardines que dan idea de su composición.

 

Páginas del Nihon shoki

Nihon shoki pages

 

Aunque sean descripciones aisladas es posible hacerse una idea bastante exacta de la primitiva jardinería japonesa, anterior a los jardines construidos en las haciendas shinden (神殿) del período Heian. Así el jardín japonés nace ligado a los palacios, con un tamaño impresionante, como demuestra el hecho de que se construyeran colinas y lagos en los que navegaban barcos de doble casco (crónica del emperador Richu de los años 401 y 402 en el palacio en Ihare). Estos jardines se proyectaban en la parte meridional de los palacios del emperador y sus altos dignatarios. A partir de estas crónicas también se pueden establecer los principales elementos escénicos que los componen:

 

  • Lagos: De grandes dimensiones podía presentar una o varias islas en su interior. Algunos autores encuentran una gran relación entre estas islas y el paisaje marino.
  • Montañas: Colinas de diferentes proporciones que se reparten a lo largo del jardín dando en su conjunto una enorme sensación de espacio natural.
  • Arroyos: Se disponían uno o varios arroyos sinuosos que conectaban los lagos y que se hacían construir con piedras a lo largo de sus orillas.

     

 

Deben haber sido también importantes las influencias religiosas en el diseño del jardín primitivo, dada la importancia de los objetos naturales en las creencias sintoístas. Aunque su significado original es un tanto desconocido, una de las palabras japonesas para jardín, niwa (庭), vino a significar “un lugar que había sido limpiado y purificado en previsión de la llegada de los kami (神)“, los espíritus deificados de Shinto, y la reverencia sintoísta a las grandes rocas, árboles centenarios, lagos, y otros elementos naturales destacables, y que ejercerían una influencia importante en el diseño del jardín japonés. Aquí, el animismo presente en el shintoísmo jugó un papel fundamental al inducir la reverencia hacia dichos elementos así como a una consagrada disposición en su tratamiento y disfrute. En este sentido, el yu-niwa (斎庭) se incorporó al jardín en forma de un recinto sagrado, abierto de grava blanca y purificado para adorar y recibir a los espíritus divinos o kami presentes en la naturaleza.

 

 

Origin of japanese garden II

Except for the existence of some archaeological sites in the region of Asuka, Nara and Kyoto, little remains of the original gardens of Japan. However, the Nihon shoki (日本書紀), second oldest book on the history of Japan (720 AD), described from the gods period until the time of the Empress Jitō in 697. This book includes some scattered comments on the first palace gardens, recounting events in different years (74, 401, 402, 413, 486, 612, 625, etc.) in these gardens which give an idea of its composition.

Although descriptions are isolated may be a fairly accurate idea of the primitive Japanese gardening, before the gardens built on the estates Shinden (神殿) of Heian period. So the Japanese garden attached to the palace born, with an impressive size, as evidenced by the fact that they had hills and lakes where double hull boats could sail (Emperor chronic Richu the years 401 and 402 at the palace in Ihare). These gardens were planned in the southern part of the palaces of the emperor and high officials. From these chronicles also be set major scenic elements that compose them:

  • Lakes: They were large and could have one or several islands inside. Some authors found a strong relationship between these islands and the seascape.
  • Mountains: Hills of different proportions spread over a whole garden giving a great sense of natural space.
  • Streams: They placed one or more sinuous streams connecting the lakes and stones were placed along its banks.

They must have been major religious influences in garden design primitive, given the importance of natural objects in Shinto belief. Although its original meaning is somewhat unknown, one of the Japanese words for garden, niwa (庭), came to mean “a place that had been cleansed and purified in anticipation of the arrival of the kami (神)”, deified spirits Shinto, and the Shinto reverence to the great rocks, trees, lakes, and other natural highlights, and exert an important influence on Japanese garden design. Here, animism present in the Shinto played a key role in inducing reverence for these items and a dedicated provision in its treatment and enjoyment. In this sense, the yu-niwa (斎庭) joined the garden as a sacred, white gravel open and purified to worship and receive the divine spirits or kami in nature.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>