El blog del jardín japonés

Origen del jardín japonés VI

En el período Heian (794 d.C. – 1192 d.C.) se estableció la capital en Kioto (Heian-kyo, 平安京), construyéndose desde entonces en dicha ciudad una gran cantidad de jardines en palacios y templos. Dado que el contacto con China se redujo en este período, los patrones chinos se fueron modificando con el tiempo y las artes y elementos heredados de la Cultura Tang se vieron transformados y enriquecidos por las influencias locales. Como han destacado varios autores, se produjo de este modo, una síntesis que combinó elementos nativos y foráneos para producir un estilo diferente, netamente japonés.

Una prueba de esto la tenemos en el nacimiento de un tipo de jardín llamado “Jardín Paraíso”, que llevó a idealizar un imaginativo Edén o jodo shiki teien (浄土式庭園), que se desarrolló especialmente en los templos. Definido por un enorme estanque al lado de un pabellón abierto con la estatua de Amitabha Buda y circundado por una extensión de grava. Éste representó un sagrado paraíso terrenal o “tierra pura” el cual era venerado desde la otra orilla del estanque.

El templo de Byodo-in (998 d.C.) es representativo de este tipo de diseño. Es uno de los 17 bienes declarados Patrimonio de la Humanidad en Kyoto, y que tiene un típico jodo shiki teien (Jardín Paraíso), que consiste en una entrada Amida-do (Ho’o-do) y un estanque. Amida-do, un tesoro nacional, se encuentra mirando hacia el este de la isla de Naka-jima en el estanque Aji-ike. El diseño fue realizado de modo que los aristócratas antiguos podían hacer un arco desde el lado oriental de la laguna hacia Amida-do que representa la Tierra Pura, o el paraíso occidental.

 

 

Ho’o-do visto desde el noreste. La entrada mira hacia el este.

Ho’o-do looked from north-east. The hall faces east.

 

 

Se integraba con una arquitectura compuesta de pabellones y conectada por corredores, como veremos más adelante. Entre el jardín y el pabellón principal estaba el espacio vacío de grava (yu-niwa) para realizar eventos y contemplar el paisaje. Paisaje formado por colinas, rocas, y árboles que hacía una remembranza poética a sitios famosos, generalmente ambientes oceánicos (propios del Japón) mediante islas dentro de un gran estanque. Este tipo de jardín se aprecia en el palacio Saga-no-in (823 d.C) y el templo Byodo-in (998 d.C.).